8 mitos y curiosidades sobre la asesoría de imagen personal

8 mitos y curiosidades sobre la asesoría de imagen personal

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Asesoría
Una asesora de imagen personal trabaja contigo para, partiendo de tu personalidad, tus gustos y tu estilo de vida, darte a conocer lo que más te favorece vestir: tipos de prendas, colores, cortes, accesorios…
No te dirá lo que tienes que ponerte, ni intentará que cambies de estilo (a no ser que tú se lo pidas), ni debe proponerte vestirte de una manera que no va contigo. No tienes que deshacerte de tu armario y comprar uno nuevo; tampoco tienes que ir de compras si no quieres. Se trata de ayudarte a que te conozcas más para que elijas mejor y aprendas a vestirte más fácilmente. También en la faceta de personal shopper puede acompañarte de compras para sacar más partido de las visitas a las tiendas, ayudándote a elegir mejor y más rápido.

Aquí van las 8 preguntas y mitos que me han planteado con más frecuencia.

“¿Asesora de imagen? Ah, eso es como ‘asistente de compras’, ¿no?”

“¿Asesoría de imagen y personal shopping es lo mismo?”

… La primera “gran pregunta”, y muy habitual confusión.

No, no es lo mismo.

El personal shopping es sólo una parte de la asesoría de imagen, y no necesariamente la más importante. En la asesoría diagnosticamos lo que te favorece y cómo vestirlo acorde a tu personalidad; y enseñamos a gestionar una propiedad más valiosa (económicamente) de lo que parece a primera vista (otro día un post sobre esto): tu armario.

En una sesión de personal shopping acompañamos a la clienta o cliente a adquirir lo que necesita o quiere. Para ese momento es muy recomendable haber diagnosticado antes el color, estilo y las necesidades de la persona.

Mitos y curiosidades de la asesoría de imagen personal

“¿Eso no es para personajes públicos, actrices, políticos, etc?”

Sí.

Y también para ti.

Hoy en día nadie duda de la importancia de una buena imagen. Está probado que la primera impresión te hace decidir instantáneamente si puedes o no confiar en la persona que tienes delante, y se forma en menos de un segundo. Si la primera impresión resulta desfavorable, cambiarla puede costar más de 20 interacciones con la misma persona. Cuanto mejor sea tu imagen, mejores serán tus posibilidades en el mundo personal y profesional, ¡y no te boicoteas a ti mismo/a!

 “¿Y… es caro?”

La pregunta es: ¿es rentable?

¿Tienes en tu armario 3 prendas de 40€ o 50€ cada una que no te pones o que no te sientan bien? (Sí, yo también las he tenido, y más de 3). Con ese importe que gastaste en su día y que no has aprovechado puedes adquirir servicios de asesoría que te ayudarán a comprar mejor y cometer menos errores, y por tanto a tener menos prendas inutilizadas en tu armario.

“¿Y después de la sesión de asesoría?”

En mis sesiones te doy la información personalizada para ti. Luego tú la vas poniendo en práctica a tu ritmo. En mi experiencia, hay resultados inmediatos porque puedes aplicar las recomendaciones desde el primer día. Te resaltaré especialmente los aspectos que más impacto van a tener en tu imagen, para que puedas aplicarlos desde el primer momento.

“¿Tras una asesoría me gastaré más dinero en ropa que antes?”

No necesariamente. Te seguirás gastando el que tú quieras. Pero con más criterio.

De hecho, mucha gente se gasta menos; porque comete menos errores y aprende a combinar mejor lo que ya tiene. Pero lo que tú te gastes sigue siendo tu decisión.

“¿Una asesora te propone vestirte según sus propios gustos?

Un asesor de imagen no debería hacer tal cosa jamás. Si hay algo fundamental a tener en cuenta en la asesoría de imagen es la personalidad y los gustos del cliente. Alguien vestido con ropa con la que no se identifica se sentirá disfrazado, y no habrá obtenido ningún beneficio.

“¿Tengo que tirar toda la ropa que tengo y sustituirla por otra?”

¡En absoluto! (salvo en casos extremos).

Partiremos de lo que ya tienes.

Una asesoría te enseña a discernir lo que te favorece y lo que no, y a utilizar en tu favor lo que ya tienes.

 “¿Tiene algún impacto en mí, más allá de la mejora de mi aspecto?”

¡Claro! Según diversos estudios, sentirse a gusto con la propia imagen genera un mayor sentimiento de bienestar y de autoestima.

Puedes comprar mis servicios online aquí

 © El contenido de este post es original de Armonik Imagen Personal. Prohibida su reproducción sin autorización.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Eva

    Según mi experiencia realmente después de la asesoría, acabas gastando mucho menos cuando sales de tiendas, ya que al tener más criterio para elegir lo q me queda bien, no compras cosas que al final nunca te pones, sólo porque te gusten visualmente....

    1. Kris

      Gracias Eva! Creo que lo que comentas es uno de los puntos fuertes de la asesoría de estilo 😊

Comentarios cerrados.