El arma definitiva para mejorar tu estilo: hazte un selfi (de cuerpo entero)

Lo que no percibes en un espejo, lo ves en una foto.

Un selfie es un recurso muy útil para mejorar tu estilo.

Os explico cómo funciona esto.

Cuando miramos nuestra imagen en el espejo, nos centramos en los detalles, tanto en los que nos gustan como en los que no, y no vemos la imagen como un todo.
Es un sesgo psicológico estudiado y muy curioso. Es muy frecuente verse “un poro horriblemente grande” que nadie más ve, o “un grano tremendo” en el que la gente no se fija. Lo mismo sucede con la ropa que llevas.

El ver el look como un todo en un selfie nos permite detectar lo que funciona bien y nos gusta, y potenciarlo; también nos permite detectar lo que no funciona bien y es mejor evitar.

Esto sucede más aún si estamos teniendo cambios corporales, debidos por ejemplo a la menopausia o a cualquier otro motivo. Al principio, intentamos seguir vistiendo como siempre, pero empezamos a no vernos tan bien como antes. Aquí el selfie es aún más útil todavía, para ayudarte a integrar los cambios.

A veces puede que no sepas exactamente el por qué algo en tu look funciona bien o funciona mal (después de trabajar conmigo sí que lo sabes, y aprendes a detectarlo por ti misma 😉). En ese caso, confía en tu intuición y sigue experimentando.

Después de cientos de selfies y por experiencia propia, os animo a que probéis a haceros un selfie cada día, y a ir guardándolos para:
               1- mira tu look. ¿Hay algo que no te guste? Prueba a cambiarlo, hazte otro selfie y compara.

               2- guarda los selfies a lo largo del tiempo para ver tu evolución

               3- guarda los que te gusten, te sirven de “look de emergencia” para cuando no tienes tiempo para pensar.

Hazte un selfie…. ¡son 10 segundos!

¿Has probado a hacerte selfis para mejorar tu estilo? Cuéntanos la experiencia.

 © El contenido de este post es original de Armonik Imagen Personal. Prohibida su reproducción sin autorización.

Cerrar menú