La edad no tiene por qué volverte invisible. Ni personal, ni profesionalmente.

A partir de los 40, muchas personas nos sentimos en un momento vital de gran plenitud. En lo personal, la experiencia nos ayuda a movernos mejor por la vida y a disfrutar más de ella; en lo profesional, hemos alcanzado un momento en el que el bagaje adquirido hace que podamos aportar el máximo.

Sin embargo, esta década tiene otros retos que afrontar. La moda y las tendencias son un bombardeo continuo del que a veces nos sentimos lejos, el cuerpo va cambiando y las necesidades de vestirlo, también. Profesionalmente, sigue siendo necesario proyectar una imagen dinámica, de buena adaptación al cambio, profesional, competente. Y personalmente, ¿Quién no quiere verse estupendamente en el espejo y sentirse a gusto con su imagen todos los días?

Tal vez nunca hasta ahora habías pensado en contratar una asesoría de imagen, online o presencial. Pero ¿alguna vez te has sentido así?:

    • Me aburre mi estilo.
    • No me siento a gusto con mi cuerpo y ahora me resulta complicado vestirlo.
    • Me resulta difícil  elegir lo que me favorece, y me pongo casi siempre lo mismo.
    • Vestirme por la mañana me desanima.

Sin embargo, cuando aciertas con tu aspecto, te enfrentas al día desbordando energía y con más seguridad y autoconfianza.

¿Y si pudieras conseguir esto, cada día?

Para vestir ropa que te hace sentir bien...

Imaginate abrir el armario por la mañana y encontrar que…

    • Te permite muchas combinaciones, está bien rentabilizado y adaptado a tu estilo de vida.
    • Está lleno de prendas que te gustan, que te pones y que sabes que te favorecen.
    • Te ayuda a presentarte como eres, y con la imagen que quieres proyectar.
    • Sabes elegir fácilmente qué comprar y qué ponerte, y sabes sacarte partido.

Es más sencillo de lo que crees.

Estoy aquí para ayudarte a:

    • Adaptar tu imagen a tus nuevas circunstancias vitales y corporales.
    • Proyectar una imagen mejor para abrirte a mejores oportunidades, sea en tu entorno laboral o en tu vida personal.
    • Ahorrar dinero, sabiendo que vas a sacar partido a lo que compras, porque te favorece y encaja con tu personalidad.
    • Ahorrar tiempo cada mañana a la hora de vestirte.
    • Expresar tu personalidad mediante tu imagen de la manera más favorecedora para ti.
    • Aprender a experimentar con nuevas tendencias, sabiendo incorporarlas a tu estilo.
    • En definitiva, sentirte con más confianza en tu imagen.

No esperes a perder peso o ganarlo, a que tus hijos sean más mayores, a esa promoción en el trabajo (al contrario, ¡vístete para ella!), a tener más tiempo para ti… ¡Ya te lo mereces!

¿Quieres saber cómo puedo ayudarte?

Asesora de imagen Armonik
Cerrar menú